Una manera de facilitar el encuentro con nuestro niño interior es creando un estado tranquilo y relajado, esto lo podemos hacer a través de meditaciones complementadas con visualizaciones. Para ello he diseñado 7 meditaciones – visualizaciones que nos van a permitir conectar con nuestro niño interior en las diferentes etapas del desarrollo.

En cada etapa se tratan las cualidades que se debieron desarrollar en ella. A través de la imaginación nos permite acordarnos de escenas y sentimientos que tal vez habíamos retirado de nuestra conciencia. Además cada etapa tiene unas afirmaciones sanadoras que nos van ayudar a reconciliarnos con nuestro niño interior de esa etapa. Podemos usar estas afirmaciones como mantras durante 21 dias y nos ayudaran a sanarnos.

Todas las meditaciones tienen una música de fondo de arpa de Erik Berglund. Es una música muy sanadora que nos facilita conectar con nuestro corazón y facilita el encuentro con nuestro niño interior. La música se llama Angel healing (sanación angélical) y espero que os guste.

Siempre hay que empezar por la primera meditación. En ella vamos a conectar con nuestro adulto amoroso para que, desde ese estado cariñoso y amoroso, pueda acompañar a nuestro niño interior en las siguientes meditaciones.

La segunda meditación se corresponde a la etapa del desarrollo que va de 0 a 6 meses. En esta etapa desarrollamos plenamente o no desarrollamos del todo la confianza de que nuestras necesidades van a ser satisfechas por un adulto que nos ama, cuida y protege.

La tercera meditación se corresponde a la etapa del desarrollo que va de 6 a 18 meses. En esta etapa desarrollamos plenamente o no desarrollamos del todo la voluntad para probar, explorar, y de empezar actividades.

La cuarta meditación se corresponde a la etapa del desarrollo que va de 18 meses a 3 años. En esta etapa desarrollamos plenamente o no desarrollamos del todo la capacidad para tomar iniciativas, empezamos a pensar a aprender a estar solitos.

La quinta meditación se corresponde a la etapa del desarrollo que va de 3 a 6 años. En esta etapa desarrollamos o no desarrollamos del todo la capacidad de distinguirnos de los demás, de encontrar si nos identificamos con lo femenino o masculino, de encontrar nuestro lugar en el grupo.

La sexta meditación se corresponde a la etapa del desarrollo que va de 6 a 12 años. En esta etapa desarrollamos o no desarrollamos del todo la capacidad para entender las normas, las rutinas, las estructuras y de sentirnos capaces para aprender.

La séptima meditación se corresponde a la etapa que va de 12 a 18 años. En esta etapa desarrollamos o no desarrollamos del todo la capacidad para empezar a crear una identidad propia, a saber que queremos para nosotros, y como empezar a separarnos de nuestros padres.

Espero que te ayuden a conectar con tu niño o niña interior y a amarlo, cuidarlo y protegerlo.

Be Sociable, Share!